Reseña: “Jonathan Strange y el señor Norrell”. Inglaterra es mágica

Como me ocurre con la gran mayoría de libros que leo, este libro lo descubrí por casualidad. Y por Twitter. No recuerdo muy bien quién fue, pero comentó algo de la miniserie, acompañada de una fotografía de la misma. Tanto el título como la ambientación que se veía en la captura de la serie me llamaron la atención, así que decidí hacer una rápida búsqueda sobre el título. Lo que encontré me encandiló tanto que no tardé más que dos minutos en averiguar si el libro estaba en la biblioteca y ni siquiera más de dos días en cogerlo.

alice-englert-and-charlotte-riley-in-jonathan-strange-and-mr-norrell


¿Cómo resistirse a esta estética? (Fuente)

Ficha técnica

Título: “Jonathan Strange y el señor Norrel
Autora: Susanna Clarke
Año de publicación: 2004
Páginas: 800

Reseña

Jonathan Strange y el señor Norrell es, en una palabra, un libro extraño y creo que no hay mejor manera de definirlo. ¿Hace eso de él un libro bueno o un libro malo? No. Es un libro extraño. A la pregunta de si para mí ha sido bueno o malo ya contestaremos más adelante. Pero lo primero que me interesa que sepáis de este libro es que es eso, extraño y que, casi del mismo modo, los sucesos y las historias que relata son igual de extrañas.

Bien, una vez que he aclarado este punto…

El libro nos plantea una Inglaterra en la que la magia siempre ha existido y en la que, en realidad, sigue existiendo, aunque ya no se practique. De hecho, aunque siga habiendo personas que se consideren a sí mismas “magos“, son real y simplemente estudiosos de la magia o, como son llamados en la historia, magos teóricos. Por lo tanto, lo que nos encontramos nada más abrimos el libro y empezamos a leer, es una Inglaterra de principios del siglo XIX llena de leyendas de grandes magos de la Edad Media y Moderna un montón de libros de magia teórica y de historia de la magia y sin un solo mago que se atreva a llevar la magia al terreno práctico.

¿Ni uno solo? No, ni uno solo no (esto se parece demasiado al inicio de Asterix y Obelix). Resulta que si hay uno: Gilbert Norrell, uno de los protagonistas de la historia, que dos magos teóricos descubren mientras intentan investigar su biblioteca. Una vez conocen a Norrell, tanto los magos teóricos como nuestro protagonista mago práctico deciden que es momento de reinstaurar la magia en Inglaterra y empezar a usarla de verdad. Con lo que Norrell se traslada a Londres y empieza lo que realmente es la historia. Es decir, la reinstauración de la magia inglesa.

A partir de aquí, la trama empieza a evolucionar a través de la historia de Norrell y de los personajes que lo rodean, tanto históricos como ficticios. Y es que el libro de Clarke no solo nos cuenta una historia fantástica sobre la magia en el siglo XIX si no que, como a lo mejor ya os habéis imaginado, es también un libro lleno de referencias a la verdadera historia, con personajes como el duque de Wellington (si, el famoso Wellington) o el rey Jorge III o lord Byron. No sólo se trata de pequeñas pinceladas que da la autora para que la historia tenga un tinte histórico, sino que podríamos calificar el libro como una novela histórica-fantástica: ambos elementos se conjugan de una manera magistral, haciendo incluso creíble que los ingleses ganaran a Napoleón gracias a la magia.

5e0ea520-ffc9-4417-84e8-e2c52c012d12-620x372

Strange y Norrell, Norrell y Strange (Fuente)

Lo cierto es que la tarea de documentación que tuvo que seguir la autora me parece fascinante. No me extraña que tardara 10 años en tener la novela terminada, ya que la labor de investigación de la Inglaterra del siglo XIX es monstruosa. Pero no sólo eso, sino que, además, se dedicó a la elaboración de un mundo mágico creíble ambientado en esa época. Es decir, Clarke no sólo cogió unos pocos elementos mágicos y unos pocos elementos históricos para hacer un batiburrillo. No. Hizo una investigación histórica profunda (me hubiera gustado muchísimo que hubiera añadido una bibliografía al libro, en realidad) tanto sobre hechos históricos como sobre elementos cotidianos y creó un mundo mágico lleno de detalles, de leyendas, de historias y de libros. Gracias a todo esto, crea un mundo rico lleno de pequeñas joyas y piedras preciosas que vas descubriendo poco a poco a lo largo de la historia, de referencias a su propio universo como si se tratara de referencias a otros autores que, realmente, hace del libro un relato maravilloso y muy, muy, pero que muy elaborado.

Sin embargo, quizá todo esto repercute negativamente en la propia narrativa. Clarke abarca muchísimo a la hora de contar su historia. No voy a decir que abarca demasiado, porque todas las referencias y notas a pie de página (que considero que son completamente necesarias para disfrutar del universo que crea la autora) hacen que te sumerjas muchísimo en la historia. Pero sí es verdad que cuenta muchas historias al mismo tiempo; no sólo se centra en Norrell y en Strange, sino en todas las personas que viven a su alrededor y que comparten tiempo con ellos. Es más, incluso creo que Norrell y Strange son simplemente una excusa como protagonistas. Esto hace que la narrativa sea algo lenta, a veces algo caótica y puede que en algunos momentos difícil de seguir. Además, aunque, como ya he dicho, considero que las notas a pie de página son completamente necesarias, hace que partas el ritmo de la lectura, algo que tampoco es del todo positivo.

Además, y que conste que no considero que esto sea malo ni mucho menos, Clarke consigue también transportarnos a la época en la que ambienta su historia con su manera de narrarla: adopta las formas narrativas del siglo XIX (recordando, como se dice en la contraportada del ejemplar que yo tenía, a Jane Austen), haciendo que la inmersión que llevamos a cabo como lectores sea todavía más profunda.

Sobre la historia que narra, ¿qué decir? Todo lo del resurgimiento de la magia inglesa me parece un planteamiento genial. Podría decir que es una trama optimista, pero un calificativo tan simplista para referirme a toda la historia que narra Clarke se me quedaría corto. Además, definiéndolo de esa manera, eliminaría los elementos oscuros y tenebrosos que tiene la novela. Porque los tiene. A montones. Lo cual, he de decir, que me parece enormemente positivo.

8242585-high-jonathan-strange-mr-norrell

Soy el malo chungo. Adorad mis cejas (Fuente)

Si he de poner una nota negativa sería, como con el libro anterior que reseñé, la presencia femenina. Hay mujeres en el libro, por supuesto, y tienen un papel más o menos relevante en la trama, pero hay varias cosas que me escaman: en el fondo no dejan de ser personajes secundarios; son las “esposas de“; no hay ninguna mujer maga (incluso en algún momento de la trama llega a haber personajes que opinan que una mujer no debe practicar la magia ni interesarse por ella; y las dos mujeres más importantes tienen un destino bastante aciago y son presas de maldiciones durante prácticamente toda la trama.

Entiendo la idea de que “al estar ambientado en una época histórica en el que el papel de la mujer era así, en el libro también tiene que ser así“. Pero de esto ya se ha hablado largo y tendido con las novelas y videojuegos de fantasía medieval a raiz de este artículo de Todas Gamers: tienes un libro de fantasía entre manos, no una novela histórica; puedes cambiar lo que te de la gana. Quizá en este caso es más complicado porque, efectivamente, Clarke si pretende que en su libro tenga un gran peso la parte histórica (o al menos esa es la sensación que me da), pero no sé. Meter a mujeres magas no hubiera afectado a la parte histórica del libro, creo yo. Sólo se menciona a una y de pasada, ya que se trata de un “personaje histórico” (al nivel de la trama y de la magia, claro; en realidad no existe, de ahí el entrecomillado).

Para ir terminando, ¿me ha gustado el libro? Si, mucho. Aun con la narrativa algo complicada, es un libro de fantasía fresco y con premisas nuevas, algo que siempre es de agradecer en un mundo que parece tan anquilosado en Tolkien ¿Recomiendo leer “Jonathan Strange y el señor Norrell”? Si, definitivamente. Pero también recomiendo paciencia. No es un libro que se termine de un plumazo. No dejan de ser 800 páginas de una narrativa “decimonónica” y con un montón de notas a pie de página. Es un libro que recomiendo paladear, porque tiene una cantidad de detalles que abruma. No en vano he tardado un mes (menos un día) en leérmelo. Y por cierto, que me quedo con ganas de verme la serie. Ya la he añadido en mis pendientes.

Imagen destacada: fuente

Guardar

Anuncios

7 comentarios en “Reseña: “Jonathan Strange y el señor Norrell”. Inglaterra es mágica

  1. Fábulas estelares dijo:

    Me lo compré hace dos años y digamos que… sigue en la pila de pendientes. Y eso que lo llevo de una estantería a otra según cambio de domicilio. Pero nada. Lo pillé en inglés y es un tocho de cuidado. Y aunque sí que he leído novelas victorianas o de Jane Austen, nunca me he adentrado en ese tipo de inglés más allá de algún relato. Así que ahí sigue, amenazador. Digo yo que caerá durante algún verano, cuando no tenga ninguna otra lectura a la vista.
    Como esa utopía aún no ha llegado, ahí está.

    Me gusta

  2. Darkor_LF dijo:

    Lo cogí una vez de la biblioteca hace años y no pasé del primer capítulo. Este año lo volví a coger, en parte a la insistencia de un amigo y lo que se hace de rogar el maldito para engancharte. Y como dices, las notas al pie te rompen mucho el ritmo de lectura.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s