Blog

#EscribirEsMiTrabajo

#EscribirEsMiTrabajo. O puede que todavía no. Puede que, simplemente, sea con lo que llevo soñando desde que el mundo es mundo.

Últimamente hay una concepción que no entiendo y es aquello de que la cultura debería ser gratis. Claro que a todos nos gustan las cosas gratis. Los libros gratis, la comida gratis, la entrada gratis a cualquier sitio. El problema es que cuando una cosa (que no debería ser gratis) es gratis es por algo y ese algo se llama marketing. No me voy a meter a analizar toda esta movida porque yo no tengo ni idea de estrategias empresariales, pero creo que es algo que todos sabemos de sobra.

El tema es que cuando conseguimos algo gratis, queremos que todo sea gratis. Cuando vemos que en una inauguración de un negocio (por poner un ejemplo) hay un producto gratis, nos resulta raro que a la vuelta de dos días nos cobren por él. Cuando vemos que un artista gráfico cuelga sus dibujos en internet para disfrute visual de la gente que le sigue y aprecia su trabajo y como herramienta de publicidad, nos enfadamos cuando le pedimos un encargo y nos dice que vale, pero que no va a ser gratis.

Cuando descargamos un libro de una página de descargas cualquiera, luego nos enfadamos porque en distintas plataformas nos cobren un euro, dos o quince por un libro que podríamos conseguir gratis si rebuscamos un poquito en internet.

Como artista en general y escritora en particular, ofrezco parte de mi trabajo de forma gratuita colgándolo en mi blog o en Wattpad. Y eso es una decisión que yo he tomado porque o bien es lo que quiero hacer con mis historias o bien porque, de momento, “no me queda otra” si quiero que la gente lea un pequeño pedacito de lo que escribo día a día. Sin embargo, también quiero publicar. Sé que no me voy a ganar la vida con lo que escribo, porque el mundo es chungo y esas cositas que no vienen al caso, pero como escritora quiero que se respete lo que hago porque #EscribirEsMiTrabajo.

Cuando exigís que algo que no debería ser gratis lo sea, no estáis respetando el trabajo de los demás; cuando copiáis, pirateáis y ayudáis a que terceros que no deberían lucrarse con el trabajo de un artista lo hagan, no estáis respetando su trabajo. Cuando os enfadáis porque un autor novel cobre su novela en formato digital o físico (a un precio muchas veces irrisorio) no estáis respetando todas las horas que esa persona ha dedicado a crear y quizá autopublicar el libro y, en suma, no estáis respetando su trabajo.

Porque, aunque no lo creáis, ser artista es un trabajo. De ser artista se cobra. Poco y mal, si, pero se cobra. Y el trabajo de artista, como cualquier otro trabajo, debería ser respetado. El primer paso para respetarlo es dejar de exigir gratis lo que no lo es; el segundo es apoyarlo; el tercero es dejar de ayudar a otras personas a lucrarse a costa del artista cuando luego, al final, no ve un duro.

#EscribirEsMiTrabajo. Respétalo.

 

Anuncios

2 thoughts on “#EscribirEsMiTrabajo”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s