Reseñas

Reseña: ‘Róndola’ o lo que pudo ser y no fue

portada_rondola_sofia-rhei_201608261525.jpg

TítuloRóndola
AutoraSofía Rhei
Año de publicación – 2016
Saga – No
Editorial – Minotauro
Número de páginas – 594

Sinopsis

Hereva es la joven princesa heredera de Tertius, uno de los tres reinos de Róndola. Después de pasar los últimos cinco años en la Academia Superior de Costura para Damiselas Impecables y durante su ceremonia de graduación, todo su mundo se tambalea cuando dos paladines irrumpen en el castillo para salvarla del supuesto dragón que la tiene presa. A partir de ese momento, ella y sus inseparables amigas iniciarán un viaje lleno de aventuras con el objetivo de encontrar un remedio que libere a sus padres, los reyes de Tertius, de un terrible hechizo. Por el camino se encontrarán con hombres que se convierten en animales, unicornios que atacan a las mujeres que no son vírgenes y caperucitas con muy mala leche. Y Hereva descubrirá el sexo, el amor y alguna cosa más…


Andar por librerías y no fijarse en este libro es prácticamente imposible. La portada llama tantísimo la atención que solo por lo vistosa que es y lo poco que cuadra con la sinopsis del libro ya te apetece leerlo. Llevaba con ganas de hacerlo desde que salió y mi TL se llenó de personas que se lo estaban leyendo, así que cuando salió la Lectura Conjunta que organizó Malvael no dudé ni un segundo en apuntarme. Estaba dispuesta a devorarme el libro.

Por desgracia, las cosas no siempre suceden como las planeas.

Empecé este libro super emocionada. Los primeros capítulos era magníficos: ácidos, irreverentes, con un worldbuilding que pintaba épico y mensajes potentes e importantes sobre la mujer, la feminidad, los estándares de belleza, las convenciones sociales… Tenían un humor magnífico, sutil e incluso me hicieron soltar alguna carcajada. Pero a la vuelta de unos cuantos días leyendo, todo eso se esfumó y el libro se convirtió en un pequeño sinsentido con unas tramas que ni fú ni fá, una historia que no terminaba de enganchar y unos personajes a los que tenías ganas de pegar una bofetada. Y días después, el libro acabó siendo una sucesión de encuentros que no iban a ninguna parte para acabar convirtiéndose, en las últimas 100 páginas, en una vorágine que no parecía tener demasiada lógica y que ya ni me esforzaba en intentar comprender.

¿Qué pasó por el camino, pues? ¿Cómo un libro que prometía tanto acabó convirtiéndose en algo que ha pasado sin pena ni gloria? ¿Cómo un libro que auguraba grandes mensajes echó por tierra la oportunidad de condenar las violaciones (porque no, no lo hace, y es algo que me toca mucho la moral y no puedo pasar por alto) o ridiculizar el concepto de amor romántico? ¿Cómo un libro que se esperaba fuera una aventura de fantasía que se saliera de la norma acabó siendo eso de lo que pretendía separarse?

Lo cierto es que no lo sé. Pero os diré una cosa. Me da mucha rabia que esto haya sido así. Lo comentaba con mis compañeros de la #LCRóndola y es que ‘Róndolapodía haber sido un libro muy grande y ha acabado convirtiéndose en una oportunidad desaprovechada. Y todo por lo que creo ha sido un escaso trabajo editorial.

Pero, Cris, ¿un escaso trabajo editorial? Si a primera vista se ve que tiene una edición exquisita y muy cuidada.

Si, bueno, pero no. Es decir. No dudo que la edición a nivel visual sea una pasada. Hay que ser ciego para no verlo. Incluso la separación entre escenas dentro de los capítulos está cuidada. Me refiero, sin embargo, a esa otra parte del trabajo editorial, la que no se ve a simple vista. La que se dedica a corregir errores, la que te aconseja sobre qué poner o no… Por desgracia, esa parece brillar por su ausencia. Los errores de puntuación, por ejemplo, son más que comunes. También hay frases y pasajes que no se entienden y, sobretodo al final del libro, momentos en los que te da la sensación de estar leyendo un segundo borrador de la novela. Y, en serio, esto me da mucha rabia. No por nada, sino porque son cosas que con un poco más de tiempo y trabajo se habrían subsanado. Porque al final te da la sensación de estar leyendo algo que se ha hecho con prisa. Y eso no mola.

Sobre la narrativa, estoy confusa, porque parece que hay tres maneras de escribir completamente distintas. La de la primera parte, más cuidada; la de la segunda, bastante menos cuidada; y la de la tercera farragosa y extraña, como hecha con prisas. Lo cierto es que estas tres diferenciaciones casi son aplicables a todos los aspectos de la novela.

En cuanto a las tramas, mi sincera opinión es que hay algunas que sobran. Cuando una trama o un personaje no aporta nada al desarrollo de una novela, considero que es mejor quitarlas. Y esto es lo que pasa con algunas de las tramas de ‘Róndola‘: hay algunas que apenas aparecen a lo largo de una novela de, recordemos, casi 600 páginas, y cuando salen dicen tan poco que casi hubiera sido mejor prescindir de ellas. O, si consideras que son necesarias por cualquier motivo, darles más peso en detrimento de otras cosas que también aportan muy poco. Esto es lo que me pasa, por ejemplo, con la trama de los Ministros. O la trama de los ciclolucionarios.

Porque lo que va a pasar es que, al final, te encuentras con que a cien páginas de terminar el libro todo se empieza a cerrar de manera extraña y te das de bruces con una última escena de batalla en la que hay cincuenta fregaos distintos, todos confusos y resueltos de una manera precipitada.

Otro aspecto del que me gustaría hablar son los personajes, aunque con ellos no sucede nada distinto al resto de elementos de la novela: están desaprovechados. Todas y cada una de las princesas podrían haber dado muchísimo más de si, al igual que el tema de las brujas o los dos paladines. Sin embargo, nos encontramos con que algunas de las princesas son despachadas sin ningún miramiento (Agatónica siempre estará en nuestro corazoncito, o Espínola). Incluso Oro, cuyo protagonismo durante toda la novela es notable, ve cerrada su trama con un carpetazo, para luego aparecer casi como una burla. Eso no se le hace a personajes carismáticos y que podían ofrecer tanto.

En definitiva, ‘Róndola‘ es una novela prometedora pero desaprovechada. Tenía el potencial de dar la vuelta a todas las novelas de fantasía, a sus premisas y a sus personajes. Tenía el poder de tirar por tierra muchos arquetipos que perduran dentro del género. Tenía la capacidad de mandar muchos y muy poderosos mensajes y críticas a la sociedad de hoy en día y a su sistema de valores. Por desgracia, se ha quedado a medio gas.

Bonus 1: Malvael publicó antes de ayer una entrada magnífica analizando el worldbuilding de ‘Róndola’. Podéis leerla aquí.

Bonus 2: si queréis saber más sobre este libro o esta lectura conjunta, os recomiendo que os paséis por el hashtag de twitter #LCRóndola

Anuncios

3 thoughts on “Reseña: ‘Róndola’ o lo que pudo ser y no fue”

    1. ¡Es una pena que no te apuntaras! La verdad es que fue muy divertido. Pero si, el libro… A ver, como entretenimiento está bien. De hecho no creo que sea un mal libro. Pero tienes muchas cosas que fallan y que no me esperaba que fallaran.

      ¡Si te lo lees, ya me dirás! Gracias por pasarte 🙂

      Un beso~

      Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s