La opinión y la Verdad Universal™

Últimamente (y cuando digo últimamente me refiero a los últimos años) hay una tendencia, sobretodo en internet pero que se ha extendido a lo que no me gusta llamar como “vida real”, a menospreciar los gustos de los demás, las opiniones de los demás, el derecho a la autodeterminación de lo demás. Y es algo que, sinceramente, me molesta sobremanera. ¿Por qué?, os preguntaréis. Pues porque tengo derecho a opinar por mí misma y a tener mis propios gustos. Y, como yo, todos.

Cada vez que sale un producto nuevo, ya sea un libro, un videojuego o una serie, las reacciones en las redes sociales sobre él se suceden durante semanas. Es algo natural, máxime cuando vivimos en un mundo en el que cualquiera puede acceder a ese contenido de manera más o menos inmediata y expresar su opinión de manera más o menos pública. No os confundáis: esto no me molesta para nada.

Lo que me molesta de verdad son las formas, aparentemente aceptadas, de estas opiniones o las respuestas que se producen después.

No faltan ejemplos, tristemente, de reacciones exageradamente viscerales cuando alguien da una opinión y una persona la encuentra contraria a la suya. No faltan ejemplos de insultos y desacreditaciones hacia una persona y su opinión si esta no gusta. Y, sinceramente, esto me enfada y me cansa a partes iguales.

¿Es lícito tener una opinión?* Si.

¿Es lícito tener una opinión contraria a la mayoría de las personas? Si, claro que si.

¿Es lícito mostrar tu desacuerdo con la opinión de otra persona? Si, por supuesto.

¿Es lícito usar tu desacuerdo con la opinión de otra persona como un pretexto para insultar, desacreditar y extender tu odio irracional hacia todos los que no piensen como tú? No.

Así de sencillo.

Últimamente, y también a raíz de todo esto, también está muy de moda el tema de la “libertad de expresión” y a nada que a alguien le echan en cara que se ha pasado con las formas o con el contenido de sus palabras, enseguida se usa ese argumento. Pobre libertad de expresión. Te están mancillando y tú ni te enteras.

El problema que creo que hay con la libertad de expresión es que se está empezando a ver como un “todo vale“. Desgraciadamente, no todo vale. No vale esgrimir la libertad de expresión como arma para todo o como el escudo que todo lo para. No vale coger la libertad de expresión y estampársela a la cara a alguien, mientras por otro lado intentas desacreditarle de mil y una maneras. No vale utilizar la libertad de expresión como un disfraz para tu odio, para tu odio visceral y ponzoñoso.

La libertad de expresión, en contra de lo que muchos creen o quieren creer, tiene unos límites. Y los límites están en que, si bien tú puedes esgrimirla, también puede hacerlo el contrario. Es algo que conviene recordar, por lo menos, una vez al día.

¿Y con todo esto qué quiero decir? Pues que hay un problema. Un problema muy gordo, sobretodo para aquellos que se (nos) exponen (exponemos) al expresar una opinión potencialmente controvertida en los Inmensos Mundos de Internet™. Cuando yo, por ejemplo, escribo un artículo de opinión, me expongo públicamente (o todo lo públicamente que me permite mi pequeño blog). Al publicar un artículo de opinión, entiendo que, del mismo modo que yo tengo una opinión, hay otras personas que pueden tener otra. Y eso está bien. Eso es sano. Eso enriquece. Y es maravilloso cuando viene alguien a decirte “oye, mira, pues yo no estoy de acuerdo porque x, y, z”. En serio, maravilloso.

El problema es que esto no es común. Cuando alguien se expone al dar una opinión potencialmente controvertida en Inmensos Mundos de Internet™, lo que suele pasar es que viene por lo menos una persona que piensa que la Verdad Universal™ es suya. Esa persona cree que estás equivocado y que, como poseedor de esa ansiada Verdad Universal™ debe sacarte de tu equivocación. Usando, por supuesto, palabras duras. Porque sacarte de La Equivocación™ tiene que ser crudo, rudo y cruel. Como el mundo real.

Como mujer metida en el mundo de los videojuegos y que participa en un blog sobre ello, he visto este caso en incontables ocasiones. La palabra más suave que te van a decir es “feminazi“. Porque oh, tú, mujer, cómo osas opinar en contra de lo que ellos, Los Hombres™, piensan que debes opinar. ¡Y de videojuegos, nada menos!

En serio, por favor, parad. 

Entiendo que tengáis una opinión y me parece bien. En serio. También entiendo que vuestra opinión sea distinta a la de otra persona. Esas cosas pasan y no está mal. Al menos no per sé. Pero hay una diferencia enorme entre “pues yo creo que” a “no sabes, eso no es así“. Pero del mismo modo que tú tienes tu opinión, yo tengo la mía. Y nada, repito, nada, te da derecho a invalidar mi opinión esgrimiendo los motivos que sean o la libertad de expresión. Porque, de verdad, yo no te estoy diciendo que no te expreses. Solo te estoy pidiendo que me dejes a mí hacerlo.

Porque del mismo modo que tú tienes derecho, yo también lo tengo. Tener una opinión, sin embargo, no te da derecho a invalidar otras porque no te gusten.

Así que, por favor, todas y cada una de las personas que alguna vez han invalidado una opinión de otra persona por ser contraria a la que ellos mismos tenían: sacaos la cabeza del culo. Hay más opiniones además de la vuestra y no son ni mejores ni peores. Sólo son eso. Opiniones.

Y, breaking news, el mundo no se va a acabar porque yo piense que tu serie favorita no es buena o que tu videojuego favorito es machista.



*Me gustaría rescatar aquí una frase de una imagen que vi hace un tiempo. Y es que opinión está muy bien para “me gusta el café” o “prefiero el té”. Sin embargo, cosas como “los negros son inferiores” o “ser gay es una enfermedad” no son válidos como opinión. No son una opinión. Son simplemente odio.

Anuncios

2 comentarios en “La opinión y la Verdad Universal™

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s